Noticias

Publicado el Noviembre 26th, 2013 | por Chan Chan

0

Retrospectiva y visión sobre Chan Chan

Este año nos deja muchas satisfacciones y, obviamente, lecciones que aprender. El recuerdo de muchas personas de nuestro país y el mundo comprometidas con nuestra cultura y, especialmente, con nuestro preciado Chan Chan.

Han quedado perennizadas las diversas jornada de limpieza de la zona intangible del complejo arqueológico; la imagen de los principales íconos Chimú plasmada sobre mates, aprendizaje obtenido en talleres ofrecidos a jóvenes y adultos que viven en la zona de influencia del monumento.

También el recuerdo de estudiantes de secundaria que escogieron al monumento de barro más grande del mundo como fuente de inspiración para redactar emotivas historias que participaron de un concurso de crónicas alusivas al complejo Chan Chan.

La colaboración de jóvenes voluntarios de Unesco, quienes llegaron a aprender y enseñar. A su paso demostraron amor y entrega por la cultura, así como mística para el trabajo. Fueron tres semanas de intensa labor, por la cual no percibieron salario alguno, demostraron su desprendimiento por la cultura y el patrimonio. En esta corta pasantía pasaron de ser voluntarios a embajadores de la cultura Chimú.

En nuestra retina está fija la imagen del científico Eduardo Matos Moctezuma, mientras que en el oído su voz orientada siempre a preservar la memoria de las culturas originarias que nos antecedieron y que ahora son orgullo de nuestra identidad.

El compromiso del Estado, a través del Ministerio de Cultura, ha permitido ejecutar durante el 2013 seis proyectos de conservación en cinco de los 10 conjuntos amurallados que existen en nuestro monumento. A futuro, con la actualización del Plan Maestro para el Manejo y la Conservación del Complejo Arqueológico Chan Chan que venimos trabajando, enfocaremos los esfuerzos a las nuevas líneas de acción: la hoja de ruta de Chan Chan.

En base a lo heredado, forjemos así como lo hicieron nuestros antepasados, una nueva cultura en forma colectiva con inteligencia, trabajo y creatividad. El hombre antiguo trasformó la naturaleza, domesticó animales, cultivó en desiertos, atravesó el mar y conquistó nuevos territorios.

La fórmula ya está establecida, el esfuerzo de la conservación de las inmensas e imponentes estructuras de adobe deben ejecutarse enlazados con la educación y sensibilización de la comunidad, ambas acciones son de carácter imprescindible en este proceso de recuperación. Sólo empoderando a los diversos actores de la comunidad daremos sostenibilidad a esta herencia maravillosa de valores inigualables en el mundo.

Tengamos presente siempre que Chan Chan es como la vida misma, no renovable. Cada milímetro de barro que el clima o el hombre con su acción negativa afecten, se pierde para siempre. Chan Chan es patrimonio, es decir herencia de todos los peruanos y de todos  los habitantes del mundo. Es nuestra obligación protegerla, conservarla y difundir sus valores universales.

Lo que dejemos de hacer hoy irá en desmedro de este monumento y, lo que hagamos, quedará como impronta en el tiempo, el único testigo de nuestra obra.

Henry Gayoso Paredes

Director

 

 


Acerca del autor



Deja un comentario

Regresar arriba ↑
  • Módulo de Consulta Ciudadana

    consulta
  • Correo Corporativo

    Correo Institucional
  • Convocatoria CAS

  • Facebook