Noticias

Publicado el octubre 10th, 2016 | por Chan Chan

0

Con anécdotas y música pescadores rescatan sus tradiciones ancestrales

La primera edición del conversatorio denominado Te cuento lo que nadie te contó realizada en el balneario de Huanchaco, provincia de Trujillo, región de La Libertad, convocó a personas de todas las edades quienes disfrutaron de las anécdotas narradas con singular entusiasmo por un expescador de 87 años, uno de los más antiguos de la zona.

La actividad incluyó la participación de un pregonero, peña criolla y marinera huanchaquera. El sonido de la música entonada con alegría convocó incluso la participación de visitantes extranjeros quienes disfrutaron de todo el programa; aprovecharon los bellos bailes para registrar fotografías.

Esta iniciativa forma parte del trabajo interrelacionado del Ministerio de Cultura a través del área funcional de Patrimonio Inmaterial de la Dirección Desconcentrada de Cultura de La Libertad y el Proyecto Especial Complejo Arqueológico Chan Chan, a través de la Unidad de Promoción y Participación Ciudadana.

“Este programa se piensa replicar en diversos pueblos, comunidades de la región La Libertad con la finalidad de recuperar conocimientos, saberes, tradiciones y manifestaciones que hacen a determinados pueblos singulares por su práctica. Estas experiencias formarán parte de una publicación que reúna historias, mitos, cuentos y también las técnicas conocimientos y sabidurías de cada lugar”, manifestó María Elena Córdova Burga – Directora de la Dirección Desconcentrada de Cultura de La Libertad.

Manuel Enrique Huamanchumo Venegas, de 87 años de edad, compartió las historias y anécdotas de los hombres de mar de Huanchaco. Durante su participación dejo notar su preocupación respecto a que los niños y jóvenes hijos de pescadores ya no salen a pescar como lo hacían antes, la modernidad hace que nos sigan con esta tradición; seguidamente mencionó que hoy en día los pescadores más antiguos no pasan los 50 años.

Recordó que en Huanchaco existieron 25 botes a vela en la década del 50 y luego las convirtieron en lanchas a motor en los años 60, con el tiempo desaparecieron, ahora sólo quedan los caballitos de totora.

Los carnavales de Huanchaco eran diferentes; el narrador evocó siempre con alegría los bailes de verano a ritmo de guitarra y mandolina iluminados con lámparas.

En otro momento de su participación manifestó que ahora los pescadores asisten al Instituto del Mar para saber cómo es y será el comportamiento del mar, antes eran las estrellas quienes los guiaban.

Entre otras tantas vivencias, Enrique Huamanchumo, dijo que para él, la denominación de Huamachaco proviene de la conjugación de gua (hermosa) y cocha (laguna) que significaba laguna hermosa, luego cambio a Guanchaco y con la llegada de los españoles se incorporó la H quedando hasta nuestros tiempos Huanchaco.

Huamanchumo Venegas es padre de 4 hijos, que desde hace 30 años viven en Estados Unidos, tiene 8 nietos y 1 bisnieto; es autor del libro Huanchaco y Huanchaquito, fuentes de amor y poesía, fue director de la orquesta El Combo de Miki Rey del Callao y actualmente preside del Centro Cultural Huanchaco.

El conversatorio se prolongó por más de 2 horas en el auditorio de la Municipalidad Distrital de Huanchaco.

Huanchaco es un balneario histórico ubicado a orillas del océano Pacífico. El lugar es una zona de pescadores que mantienen sus costumbres de pesca ancestral. Durante la época de las culturas Moche y Chimú, fue un importante puerto en la región.

Huanchaco es famoso en el mundo por los legendarios caballitos de totora usados para la navegación y la pesca desde el tiempo de los milenarios mochicas y también de los chimúes.


Acerca del autor



Deja un comentario

Regresar arriba ↑
  • Módulo de Consulta Ciudadana

    consulta
  • Correo Corporativo

    Correo Institucional
  • Convocatoria CAS

  • Facebook