Conservación

PLAN DE EMERGENCIA CHAN CHAN 2006 – 2007.

FACTORES DE DEGRADO.

Por el emplazamiento del Complejo Arqueológico Chan Chan, todas las estructuras se encuentran expuestas al impacto negativo de una serie de factores que, por necesidades de inteligibilidad, pueden ser organizados como externos e internos. Entre los factores externos se pueden diferenciar los de origen natural y los de causa antrópica. Entre los factores internos se cuentan aspectos como: calidad del material y factura de los elementos, cuya interacción en el tiempo deviene en factores negativos frente al monumento, y se manifiesta como deslizamiento de segmentos de muros, asentamiento y pandeo estructural, entre otros.

Los factores externos de causa natural o medio ambiental, son el principal factor de degradación del monumento. Se puede diferenciar entre constantes y ocasionales. Entre los de origen natural constante se cuentan: la acción del viento, con los daños colaterales a que va aparejado, tales como, la humectación de estructuras, la desestabilización y colapso de las mismas, la migración de sales; el crecimiento de vegetación que se asocia a la salinización del área, la modificación del entorno y la afectación directa en las estructuras. Entre los de origen natural ocasional se cuentan aspectos como: los de origen tectónico y los asociados al fenómeno de El Niño. El ultimo forma parte de un complejo de carácter continental que afecta de manera cíclica a toda la costa norte del Perú. El impacto de la precipitación pluvial en las estructuras puede ser diferenciado en directo e indirecto. El impacto indirecto es mediatizado; se genera por el acumulamiento del agua, en superficie o en subsuelo (napa freática). En ambos casos se manifiesta en un conjunto de alteraciones colaterales, tales como erosión basal, humectación estructural, salinidad del área, etc. El impacto directo es inmediato; la precipitación pluvial en las estructuras del conjunto genera degradación severa debido a la naturaleza deleznable del barro, principal elemento constructivo en Chan Chan. La degradación de las estructuras se manifiesta como: presencia de profundas y amplias torrenteras por el discurrir del agua sobre paramentos; infiltraciones al interior de muros que generan empujes y fuerzas expansivas colaterales, posibilitando el desplome de amplias porciones de paramentos.

Para entender el impacto de los factores externos de causa antrópica se debe tomar en cuenta la historia de Chan Chan, cuya ocupación se inicia hacia 850 DC. Luego de su abandono -que debió ser posterior a 1472, en que el Chimocapac se rindió ante la armada inca- se inicia el impacto del factor antrópico. Durante la ocupación Inca, muchos de sus espacios fueron invadidos y reutilizados en términos domésticos y agrícolas, por tal razón sus ambientes y muros fueron rotos y/o alterados. Durante la colonia, buena parte de sus recintos fueron sistemáticamente saqueados. En tal momento, dos de sus conjuntos (Ñain-an: ex Bandelier y Ñing-an: ex Velarde) fueron rotos por el desarrollo del llamado “camino de carretas”. En la época republicana otros conjuntos (Utzh-an: ex Gran Chimú, y Fochich-an: ex Squier) fueron alterado por el paso de la carretera que une Trujillo con Huanchaco.

DIAGNÓSIS DEL ESTADO DE CONSERVACIÓN

La intervención de conservación en el Complejo arqueológico Chan Chan demandó una evaluación elemental de las afectaciones más severas en relación a los conjuntos amurallados, desarrollada por un conjunto de especialistas en arqueología y conservación. La diagnosis fue definida en relación al elemento estructural (muros), superficies verticales (enlucidos, relieves) y superficies horizontales. La patología de los muros fue definidas como: vacíos, forados, erosión, colapso, precolapso, exposición, erosión basal, erosión en cabecera (severa, moderada), torrenteras. En enlucidos y relieves son: erosión, exfoliación, exposición, salinidad, chorreras, torrenteras, líquenes, grietas, orificios. En relación a superficies horizontales las afectaciones consisten en: presencia de vegetación, horadación, área cultivada, desechos sólidos.

La Unidad Ejecutora desarrolló trabajos de limpieza de toda el área nuclear del Complejo arqueológico, posteriormente se ejecutaron acciones de emergencia en los conjuntos: Nik-an (ex Tschudi), Chol-an (ex Rivero), Ñing-an (ex Velarde), Ñain-an (ex Bandelier). En algunos conjuntos se desarrollaron acciones puntuales debido a la urgencia de su estado. Adicionalmente, se hicieron trabajos en Huachaque Grande.

ACTIVIDADES DE CONSERVACIÓN.

Luego de la diagnosis se llego a la programación de las siguientes acciones:
Consolidación de vacíos en enlucidos: Actividad referida a labores de readherencia de enlucidos que por “cansancio” del material original presentó vacíos al interior. En el caso de vacíos mayores, se aplicaran “cargas” de morteros fluidos. Las proporciones fueron definidas mediante pruebas preliminares.

Consolidación de exfoliaciones: La diferencia térmica entre las horas del día y la noche, genera exfoliaciones (levantamientos a manera de escamas) en la superficie de los enlucidos y relieves de los muros expuestos. El tratamiento de conservación fue la readherencia y aplanado y de tal exfoliación.

Desalinización: La presencia de sales en los muros es activada por el transito del agua y las fluctuaciones en la temperatura. Ella se manifiesta como eflorescencia y subflorescencia. La tarea de desalinización se hizo necesaria, para evitar daños a los enlucidos.

Limpieza o eliminación de chorreras: El agua de origen pluvial, al discurrir por gravedad, transporta material arcilloso-arenoso que se deposita en los paramentos a manera de chorreras, lo cual altera la lectura de enlucidos y relieves. Ello hizo necesaria la eliminación de tales afectaciones.

Reestructuración de forados en muros: Alude a la reposición de adobe, en aquellos lugares en que los muros han perdido parte de su mampostería, originando zonas que podrían agravarse por la incidencia de lluvias o movimientos tectónicos.

Reestructuración de muros colapsados: Actividad referida a la reintegración formal de aquellos sectores de muros que por efectos de colapso exponían al monumento a daño mayor, en la medida que facilitaba el ingreso a personas que pudieran ejercer acciones de depredación.

Reestructuración de muros en precolapso: Alude a la intervención en aquellas secciones de muro que estaban en peligro de próximo colapso. En algunos casos fueron desmontados, para efectuar su reestructuración.

Resane de orificios, torrenteras y grietas: Las torrenteras, orificios y grietas son agentes de deterioro latente, por cuanto el potencial fluir del agua de origen pluvial a través de ellas tiende a acentuar su profundidad. Tal fue la razón que hace necesario la obturación y resane.

Cubrimiento de enlucidos expuestos: Alude a la protección de superficies enlucidas expuestas, que por su particular ubicación podrían ser afectados por lluvias. Ello fue logrado mediante el levantamiento de un muro de adobe, paralelo a la superficie enlucida, cuyo espacio (aproximadamente 0.05 m.) fue ocupado por arena.

Calzadura de erosión basal: La erosión en la sección basal de los muros de Chan Chan, es un hecho común, debido al factor eólico y humectación por capilaridad, entre otros. La necesidad de evitar mayores daños nos obligo a calzar tales afecciones.

Tratamiento de cabeceras de muro:

La mayor parte de la cumbrera de los muros, aparece salitrada, y muestra grietas y aberturas, lo cual facilita el ingreso del agua al interior de la estructura, que al ser humedecida provoca fuerzas colaterales que afectan a su estabilidad. Por el grado de afección y altura del muro, el tratamiento se realizó en dos niveles:

. Tratamiento de cabeceras se eliminó la costra salitrada, y se aplico mortero estabilizado.

. Protección de cabeceras se elimino la costra salitrada, y se coloco material de sacrificio, consistente en dos o tres hiladas de adobes.

Cubrimiento de superficies horizontales horadadas: Las depresiones en el terreno cercano a estructuras, al ser receptáculo de agua de lluvia, se convierte en un agente destructivo a los muros. Ante ello se procedió a su cubrimiento, empleando para ello material terreo que no contenga sales.

Limpieza de vegetación: La proliferación de vegetación en la zona arqueológica, permite que ella se asocie con agua y salinidad, los cuales son elementos nocivos al monumento. Por tal razón es necesaria su limpieza. La erradicación del tocón o raíz también es necesaria, por cuanto su permanencia es motivo de crecimiento posterior.

Héctor Suárez García
CONSERVADOR


Regresar arriba ↑
  • Módulo de Consulta Ciudadana

    consulta
  • Correo Corporativo

    Correo Institucional
  • Convocatoria CAS

  • Facebook